Archivo de la etiqueta: Hernia discal

Conozcamos la ESPALDA

El cuerpo del ser humano tiene un diseño perfecto para experimentar la vida. El tronco es como el tronco de un árbol, las piernas son las raíces y los brazos y cabeza representan las ramas.

Tronco humano. Fuente: web www.thinkstockphotos.ca/royalty-free/root-pictures

La espalda es la parte posterior del tronco. Representa el sostén y el soporte de la vida. También, por estar en la parte trasera del cuerpo tiene la función de proteger.

En el lenguaje coloquial utilizamos muchas frases señalando estas funciones de la espalda, a veces sin percatarnos del sentido profundo de las mismas, como por ejemplo: tener unas buenas espaldas, dar la espalda, arrimar la espalda, cargar sobre la espalda, llevar una cruz a la espalda, con el miedo a la espalda,… Todas ellas haciendo mención a estas funciones de sostenerse y/o sostener al otro o “a la vida”, o de protección como en el caso de “dar la espalda”.

Pero, como podemos observar, muchas veces utilizamos estas expresiones vinculadas a la espalda para indicar aspectos que vivimos como “una carga” y que “echamos sobre ella”. ¿Será por esto que luego nos duele y/o nos la lesionamos?

En éste y otros artículos posteriores os iremos contando aspectos muy interesantes sobre la espalda, las principales lesiones que nos pueden ocurrir, las emociones que atrapamos en ella, etc.

Para empezar, en el post de hoy, vamos a conocer su anatomía. 

La espalda. Características y anatomía

La espalda es la parte posterior del cuerpo humano que va de la base del cuello y hombros a la zona del sacro, cóccix y trasero

espalda-mujer- Christoffer-Wilhelm. Fuente: Blog pinturayartistas.com

Como nos indica la wikipedia, está opuesta al pecho y su altura viene dada por la columna vertebral o espina dorsal. Su anchura va en función de la caja torácica y los hombros.

Todas las partes del cuerpo humano son importantes para el individuo, pero la espalda ha llegado a configurarse como uno de los ejes principales en la anatomía humana, sobre todo para las personas que practican actividad física o deporte.

Las funciones principales de la espada a nivel físico (similares a las emocionales que mencionábamos al principio) son:

- Sostener el cuerpo y permitir su movimiento.

- Contribuir a mantener estable el centro de gravedad, tanto en reposo como, sobre todo, en movimiento.

- Proteger la médula espinal.

Para desarrollar estas funciones la espalda está formada por una parte central, que es la columna vertebral. Esta columna engloba las llamadas vértebras cervicales, dorsales y lumbares, la zona sacra y cóccix. Contienen la médula espinal. 

A los lados de la columna, como ocupando todo el espacio de las vértebras dorsales o torácicas , tenemos el costillar

La anchura de la espalda está definida por los omóplatos en la parte superior, los huesos amplios y planos de los hombros.

Espalda columna. Fuente: Web www.spineuniverse.com

Para permitir el movimiento, la columna vertebral tiene que ser semiflexible. Por eso, no está compuesta por un gran hueso, sino por 33 vértebras aproximadamente, separadas, y dispuestas una encima de otra. Todas ellas se mantienen alineadas y unidas gracias a los ligamentos y músculos que hay en la zona. Para proteger la médula espinal, las vértebras tienen una forma especial; un agujero en su centro por el que discurre la médula, llamado agujero raquídeo.

Y entre ellas existe un disco cartilaginoso, de movilidad limitada que tiene la función de amortiguar, llamado disco intervertebral. Si estos discos se aplastan, comprimiendo la raíz nerviosa, o rompen, ocasionarán molestia y dolor. 

Columna vertebral. Fuente: Web www.spineuniverse.com

Como vemos en la imagen superior, las 33 vértebras de la columna vertebral están distribuidas de la siguiente manera: 7 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares que están separadas por los 23 discos intervertebrales correspondientes. Las 5 sacras que están fusionadas, al igual que las 4 coxígeas, formando los huesos sacro y coxis.

Vértebra. Fuente: Web www.efdeportes.com

Vértebral lateral. Fuente: Web www.efdeportes.com

Además de todo esto, la espalda consta de nervios y tendones interconectados.

El sistema muscular de la espalda está formado por los músculos abdominales, paravertebrales, psoas, glúteos y piramidal e isquiotibiales. 

Los músculos permiten con su contracción que la columna se mueva y gire, pudiendo de esta manera adoptar distintas posturas y movimientos manteniendo el equilibrio sin caerse. Para contribuir a mantener estable el centro de gravedad, la contracción de la musculatura de la espalda actúa como un contrapeso que compensa los movimientos del resto el cuerpo.
La columna se mantiene recta gracias a la coordinación de los músculos paravertebrales con los abdominales y el músculo psoas, haciéndolo del mismo modo que lo hacen las cuerdas opuestas que sujetan el mástil de un barco. Los glúteos fijan la columna a la pelvis y dan estabilidad al sistema, como nos indica la web sobre la espalda.

Por otra parte, si los músculos de la parte posterior del muslo, los isquiotibiales, están acortados, tienden a provocar posturas inadecuadas para la columna vertebral. De las cuáles os hablaremos en un post posterior. 

Los músculos tienen muchos nervios, por lo que su lesión o sobrecarga puede ser muy dolorosa.

Los ligamentos, al igual que los músculos, ayudan en la función de sujeción. 

La musculatura de la columna es muy potente y la columna vertebral es una estructura muy resistente. Los músculos se contraen en numerosos movimientos en los que no participan directamente, pero en los que es imprescindible que dicha musculatura compense el desequilibrio. Por este motivo, a veces, mantener una determinada postura sin apoyar la espalda, supone un esfuerzo importante para la misma y puede llevarnos a una contractura.

Si la musculatura se mantiene activa y entrenada, puede soportar sin problemas muchos esfuerzos y sobrecargas.

Las vértebras, como hemos mencionado, están alineadas una encima de otra, formando una recta, si no es así, el reparto de la carga a ambos lados de la espalda no es simétrico, y se produce un desequilibrio que dependerá esencialmente del número de grados de desviación con respecto a la vertical. 

Una lesión en cualquiera de las partes mencionadas, pueden ser fuente de dolor. En un próximo artículo os comentaremos qué pasa si hay un acortamiento muscular, si la columna está desviada, o si los discos se aplastan o rompen. Así como si se produce una sobrecarga o inflamación muscular o si el hueso se desgasta. 

Para cualquier duda o consulta déjanos un comentario

Una faja lumbar innovadora

Spikenergy ha desarrollado una faja lumbar innovadora y muy eficaz. Destaca entre el resto de fajas y dispositivos médicos  por su estructura única que basa su tratamiento en un sistema de magnetoterapia. Este tipo de fajas están fabricadas de un material que está compuesto por pequeños filamentos de zinc y cobre, tejidos en una matriz de silicio.

Estos tres materiales son los encargados de producir un pequeño campo electromagnético que se activa por la sudoración natural del cuerpo y cuya carga eléctrica se mantiene en la zona lumbar mientras que la faja está en contacto con la piel, adaptándose a las necesidades individuales de cada paciente.

Los principales beneficios de la faja Spikenergy son los propios de la magnetoterapia: su efecto antiinflamatorio y analgésico en un corto período de tiempo y sin efectos secundarios. De hecho, alrededor del 90% de los pacientes que han utilizado este tipo de fajas, han notado mejorías considerables en su dolor de espalda.

Para que este tipo de fajas Spikenergy tengan efecto debe ponerse entre unas ocho o diez horas al día, preferiblemente durante el día. Están especialmente indicadas para dolores crónicos y agudos de la parte baja de la espalda. Desde su primera aplicación, los efectos electromagnéticos de esta faja permanecen activos durante, más o menos, un año. De tal manera que tras ese período de tiempo es recomendable cambiar la faja Spikenergy.

La faja lumbar Spikenergy es efectiva para estás lesiones:

-Lumbalgias

-Ciáticas

-Dolores lumbares o musculares

Además, esta faja posee memoria de forma, es decir, que el tejido del que está hecha permite que, tras lavarla, se reestablezcan sus propiedades elásticas originales haciendo que se vuelva a adaptar de forma correcta al cuerpo del paciente.

Las fajas Spikenergy pueden utilizarse cuando se desee y el tiempo que se crea necesario. Las únicas contraindicaciones que tiene es que no deben ser utilizadas por personas que llevan marcapasos u otros dispositivos parecidos, ni por mujeres embarazadas.

Laura Alonso

¿Conocías este tipo de faja lumbar?

Evita lesiones de espalda , ejercitala.

Os hablaré de la Potenciación Muscular Selectiva. Un tratamiento que empezó como muchas terapias en Estados Unidos. Desde hace unos años, lo puedes encontrar en España. Es un tratamiento muy exclusivo pero tremendamente efectivo. Consiste en fortalecer y rehabilitar los músculos que estabilizan la columna, los músculos extensores paravertebrales.

Evita lesiones de espalda, ejercitala !!!

Es mucho más efectivo que la natación o caminar y tarda menos tiempo en ver los resultados.

¿Cómo funciona?

Generalmente en caso de dolor de espalda, todo el mundo guarda reposo. Puede ser un error ya que los músculos se atrofian y se debiltan, agravando así el problema.

La potenciación Muscular Selectiva evita el reposo total.

Se centra en potenciar de manera selectiva los músculos debilitados o atrofiados eliminando mediante fijaciones y cinturones el efecto que tiene el trabajo realizado por los otros músculos.

Para ello primero se localiza el músculo que queremos que actúe, luego se inicia el ejercicio físico contra resistencia, en ese preciso momento  empieza la potenciación muscular selectiva.

Conseguir esa Potenciación Selectiva solo es posible en Centros de rehabilitación muy profesionales. Tienen que contar con unos equipos de última generación que establecerán un diagnóstico del paciente mediante un software. Luego se elabora un protocolo de trabajo para cada paciente de manera individual.

Resultados efectivos y probados científicamente

Hablamos de resultados positivos en un 85%. Los pacientes experimentan una mejoría importante o incluso la desaparición total del dolor gracias a la potenciación musculara selectiva.

Logran incrementar la fuerza de los músculos de la espalda y evitan una atrofia o debilitamiento.

Ruben del Amo

Tratamientos para la hernia discal

Una hernia discal se produce por el desplazamiento o el desgarro del disco intervertebral. (disco amortiguador). La  causa puede ser un traumatismo, un sobreesfuerzo o el desgaste de las vérterbras.

A la hora de hablar de tratamientos para la hernia discal, es necesario recordar que existen varios tipos de soluciones para este tipo de lesión, la mayoría enfocados a disminuir o evitar el dolor causado por la hernia discal.

En un primer momento la utilización de medicamentos y analgésicos será  la forma más correcta de contrarrestar estos dolores. Si se trata de una hernia  discal repentina causada por algún tipo de traumatismo, el uso de analgésicos y antiinflamatorios no esteroides (AINE) es el más recomendado, siempre que se tomen con precaución ya que pueden provocar problemas estomacales, se recomienda acompañarlos siempre con un protector gastrico;

Algunos especialistas recomiendan también  los relajantes musculares, para evitar los espasmos que aparecen en la espalda.

Cuando la hernia discal es duradera y prolongada y los dolores continuan, hay que tomar otro tipo de soluciones. Una de ellas es la inyección de corticoides.Tipo Inzitan. Estas inyecciones pueden ayudar a controlar el dolor durante unos meses. Su principal objetivo es reducir la inflamación que aparece alrededor del disco, además de aliviar muchos síntomas. Se aplican normalmente de manera intramuscular y acudiendo a un ambulatorio.

Durante este tipo de tratamiento, muchos especialistas recomiendan llevar un tipo de faja que ayuda a reducir la inflamación y el dolor.

Dependiendo el tipo de hernia discal, y cuando los tratamiento que hemos comentado anteriormente no funcionan, el especialista en columna, Traumátologo o Neurocirujano, valorará la posible cirugía.

Hoy en día se utilizan técnicas minimamente invasivas en cirugía de tratamiento de hernia discal.

Citando a los Doctores Ríos Luna y Villanueva   “el objetivo de la cirugía es aliviar la presión. El procedimiento lleva consigo un pequeño raspado de las carillas posteriores de la vértebra llamada laminectomía, con la extirpación del fragmento discal que comprime”.

Estos dos excelentes especialistas de columna realizán la técina con una miniincisión, la hospitalización es de una noche ya que la anestesia es ráquidea ( de cintura para abajo). Están obteniendo resultados muy satisfactorios en el 85-90% de los pacientes. Solo en un 5% de los casos la hernia vuelve a reproducirse.

En otro post os hablaremos del Discogel y de la Ozonoterapia como  tratamiento para  la hernia discal.

 Ander González

¿Qué es la hernia discal?

La hernia discal se produce por el desplazamiento o el desgarro del disco intervertebral. (disco amortiguador). Como consecuencia de este desplazamiento el disco comprime la médula espinal o alguna raíz que sale de la médula espinal. El dolor es producido por la  presión que ejerce el disco en los nervios.

Esta situación se puede dar a través de una serie de factores:

El primero de ellos es el envejecimiento, el desgaste de los discos producido por los años puede derivar en hernia discal. Otro factor y desencadenante importante a tener en cuenta cuando hablamos de hernia discal es las malas posturas que habitualmente tenemos a lo largo de nuestra vida. Es importante sentarse bien en cualquier situación, y flexionar las rodillas cuando levantamos peso por ejemplo.

Varios episodios de lumbalgías a lo largo de nuestra vida pueden también avisarnos de la aparición de una hernia discal.

Se trata de una zona muy delicada y si no se la trata bien, puede acabar con dolores muy agudos y preocupantes para el cuerpo humano.

Por otra parte una buena alimentación e hidratarse suficientemente nos ayudarán a  prevenir una hernia discal. Evitar tomar grasas saturadas y azúcar, beber dos litros al día por ejemplo.

Practicar cualquier tipo de actividad física y adecuarse a una dieta sana, nos ayudará a mantener el peso ideal para que no sufran las vértebras y no se produzca una hernia discal.

Tipos de hernia discal

Protusión discal : Las fibras del anillo no están rotas

Hernia discal contenida :Rotura de fibras del anillo, el núcleo se puede desplazar.

Hernia discal extruida: El núcleo pulposo se ha desplazado invadiendo el canal lumbar.

Hernia discal emigrada :El fragmento discal se desprende y se desplaza.

La utilización de una faja lumbar de neopreno o compresiva  puede ayudar a sobrellevar el dolor, ya que aporta estabilidad a la zona y calor.

En todos los casos de hernia discal es muy importante acudir a un especialista de columna para que valore el mejor tratatamiento.

Ander González