Archivo por meses: Abril 2017

Hernias discales, ¿cómo actuar?

Hoy os hablamos en el blog de Tufajalumbar de las hernias discales o de disco, qué las producen, los síntomas, y sus posibles tratamientos. Además veremos si hay alguna forma de evitarlas o cómo podemos mitigar su dolor.

Comenzamos definiendo qué son las hernias discales. Como su propio nombre indica afectan a los discos que hay situados entre las vértebras, por ello se conocen como discos intervertebrales. Estos discos son las almohadillas que separan las vértebras de la columna. Cuando se produce un desplazamiento de un disco se dice que se padece una hernia discal. Generalmente suelen desplazarse los discos de la zona lumbar (parte baja de la espalda) o de la zona cervical (cuello).

¿Por qué se desplazan los discos intervertebrales?

Hay dos causas comunes que pueden provocar un desplazamiento de disco y por tanto una hernia discal. Estas son los traumatismos y el deterioro o desgaste del disco.

hernia discal. Fuente: http://www.medical-exercise.com/

¿Duelen las hernias discales?

Cuando se desplaza el disco puede acabar comprimiendo la médula espinal, una raíz nerviosa o la cauda equina. Cuando esto ocurre, cursa con dolores fuertes que pueden llegar a ser incapacitantes y pueden llegar a provocar daños neurológicos. Si el disco desplazado no presiona ninguna de estas zonas, la hernia no provoca dolor, a éstas se las conoce como hernias asintomáticas.

¿Qué otros síntomas provocan las hernias discales?

Los síntomas varían en función de la zona comprimida. Si el disco toca algún nervio, además del dolor provoca pérdida de fuerza, hormigueo en las articulaciones superiores y/o inferiores, ciática. Si presiona la médula espinal puede llegar a producir parálisis, pérdida de sensibilidad. También puede provocar espasmos musculares y hormigueos. Pérdida de control sobre la vejiga. Si la zona afectada es la cauda equina, en este caso podemos sentir parálisis de las piernas, de la zona del recto, ano, caras internas de los muslos y descontrol de la vejiga.

¿Se pueden evitar las hernias discales?

Las hernias discales que se producen por desgaste o envejecimiento son evitables con una serie de pautas saludables. Las malas posturas a la hora de cargar peso, realizar trabajos pesados, malas posturas…, favorecen este desgaste y pueden suponer el desplazamiento final del disco. Por tanto son evitables.

Podemos evitar estas hernias discales fruto del desgaste del disco llevando una vida sana. El ejercicio nos ayuda a mantenernos en forma y fortalecer nuestros músculos, restando así esfuerzo sobre los huesos y cartílagos. El sedentarismo unido a la obesidad hace que las personas sean más propensas a sufrir hernias discales.

Hernias discales

Otro factor importante para evitar las hernias discales es tener una correcta higiene postural. Si realizamos trabajos pesados es importante proteger nuestra espalda. Si tenemos que cargar peso conviene hacerlo sin ejercer toda la fuerza sobre nuestra espalda. En este punto, las fajas lumbares nos ayudan a mantener protegida nuestra espalda.

Hay otras hernias discales provocadas por traumatismos o por disposición genética que es muy difícil evitar. Pero tener una buena forma física ayuda a sobrellevarlas mejor.

¿Cómo tratar las hernias discales?

Es fundamental ponerse en manos de especialistas. Los traumatólogos y/o fisioterapeutas son los que valorarán nuestra lesión y decidirán el mejor curso de tratamiento. Son ellos los que nos deben pautar en caso de ser necesarios fármacos para el dolor, para reducir la inflamación.

El fisioterapeuta puede tratar la hernia discal con varios tratamientos pasivos como masajes de tejido profundo, estimulación eléctrica (TENS), y el sistema Tecar Terapia (Hipertermia profunda). Además son ellos los que nos dirán qué ejercicios son los más adecuados para prevenir recaídas. Entre ellos están los ejercicios de Pilates en los Reformers que fortalecerán nuestra espalda además de dotarle de flexibilidad.

Hernia discal infiltraciones

En caso extremos se puede recurrir a infiltraciones de suero con factores de crecimiento que se extraen de la sangre del paciente o infiltraciones mediante la técnica Orthokine que añade el efecto de los anti inflamatorios a los factores de crecimiento.

En algunos casos el desgaste o el traumatismo puede ser tan elevado que el tratamiento de la hernia discal debe pasar por el quirófano. Serán los médicos los que valoren el estado y los qué decidan qué intervención es necesario practicar: cirugía de descompresión, sustitución del disco o cirugía de fusión espinal.

En el centro médico Artrosport de Alicante son especialistas en el tratamiento de hernias discales. Su equipo médico y de fisioterapeutas evalúa cada caso y cursan el tratamiento necesario de manera personalizada.