Conozcamos la ESPALDA

El cuerpo del ser humano tiene un diseño perfecto para experimentar la vida. El tronco es como el tronco de un árbol, las piernas son las raíces y los brazos y cabeza representan las ramas.

Tronco humano. Fuente: web www.thinkstockphotos.ca/royalty-free/root-pictures

La espalda es la parte posterior del tronco. Representa el sostén y el soporte de la vida. También, por estar en la parte trasera del cuerpo tiene la función de proteger.

En el lenguaje coloquial utilizamos muchas frases señalando estas funciones de la espalda, a veces sin percatarnos del sentido profundo de las mismas, como por ejemplo: tener unas buenas espaldas, dar la espalda, arrimar la espalda, cargar sobre la espalda, llevar una cruz a la espalda, con el miedo a la espalda,… Todas ellas haciendo mención a estas funciones de sostenerse y/o sostener al otro o “a la vida”, o de protección como en el caso de “dar la espalda”.

Pero, como podemos observar, muchas veces utilizamos estas expresiones vinculadas a la espalda para indicar aspectos que vivimos como “una carga” y que “echamos sobre ella”. ¿Será por esto que luego nos duele y/o nos la lesionamos?

En éste y otros artículos posteriores os iremos contando aspectos muy interesantes sobre la espalda, las principales lesiones que nos pueden ocurrir, las emociones que atrapamos en ella, etc.

Para empezar, en el post de hoy, vamos a conocer su anatomía. 

La espalda. Características y anatomía

La espalda es la parte posterior del cuerpo humano que va de la base del cuello y hombros a la zona del sacro, cóccix y trasero

espalda-mujer- Christoffer-Wilhelm. Fuente: Blog pinturayartistas.com

Como nos indica la wikipedia, está opuesta al pecho y su altura viene dada por la columna vertebral o espina dorsal. Su anchura va en función de la caja torácica y los hombros.

Todas las partes del cuerpo humano son importantes para el individuo, pero la espalda ha llegado a configurarse como uno de los ejes principales en la anatomía humana, sobre todo para las personas que practican actividad física o deporte.

Las funciones principales de la espada a nivel físico (similares a las emocionales que mencionábamos al principio) son:

- Sostener el cuerpo y permitir su movimiento.

- Contribuir a mantener estable el centro de gravedad, tanto en reposo como, sobre todo, en movimiento.

- Proteger la médula espinal.

Para desarrollar estas funciones la espalda está formada por una parte central, que es la columna vertebral. Esta columna engloba las llamadas vértebras cervicales, dorsales y lumbares, la zona sacra y cóccix. Contienen la médula espinal. 

A los lados de la columna, como ocupando todo el espacio de las vértebras dorsales o torácicas , tenemos el costillar

La anchura de la espalda está definida por los omóplatos en la parte superior, los huesos amplios y planos de los hombros.

Espalda columna. Fuente: Web www.spineuniverse.com

Para permitir el movimiento, la columna vertebral tiene que ser semiflexible. Por eso, no está compuesta por un gran hueso, sino por 33 vértebras aproximadamente, separadas, y dispuestas una encima de otra. Todas ellas se mantienen alineadas y unidas gracias a los ligamentos y músculos que hay en la zona. Para proteger la médula espinal, las vértebras tienen una forma especial; un agujero en su centro por el que discurre la médula, llamado agujero raquídeo.

Y entre ellas existe un disco cartilaginoso, de movilidad limitada que tiene la función de amortiguar, llamado disco intervertebral. Si estos discos se aplastan, comprimiendo la raíz nerviosa, o rompen, ocasionarán molestia y dolor. 

Columna vertebral. Fuente: Web www.spineuniverse.com

Como vemos en la imagen superior, las 33 vértebras de la columna vertebral están distribuidas de la siguiente manera: 7 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares que están separadas por los 23 discos intervertebrales correspondientes. Las 5 sacras que están fusionadas, al igual que las 4 coxígeas, formando los huesos sacro y coxis.

Vértebra. Fuente: Web www.efdeportes.com

Vértebral lateral. Fuente: Web www.efdeportes.com

Además de todo esto, la espalda consta de nervios y tendones interconectados.

El sistema muscular de la espalda está formado por los músculos abdominales, paravertebrales, psoas, glúteos y piramidal e isquiotibiales. 

Los músculos permiten con su contracción que la columna se mueva y gire, pudiendo de esta manera adoptar distintas posturas y movimientos manteniendo el equilibrio sin caerse. Para contribuir a mantener estable el centro de gravedad, la contracción de la musculatura de la espalda actúa como un contrapeso que compensa los movimientos del resto el cuerpo.
La columna se mantiene recta gracias a la coordinación de los músculos paravertebrales con los abdominales y el músculo psoas, haciéndolo del mismo modo que lo hacen las cuerdas opuestas que sujetan el mástil de un barco. Los glúteos fijan la columna a la pelvis y dan estabilidad al sistema, como nos indica la web sobre la espalda.

Por otra parte, si los músculos de la parte posterior del muslo, los isquiotibiales, están acortados, tienden a provocar posturas inadecuadas para la columna vertebral. De las cuáles os hablaremos en un post posterior. 

Los músculos tienen muchos nervios, por lo que su lesión o sobrecarga puede ser muy dolorosa.

Los ligamentos, al igual que los músculos, ayudan en la función de sujeción. 

La musculatura de la columna es muy potente y la columna vertebral es una estructura muy resistente. Los músculos se contraen en numerosos movimientos en los que no participan directamente, pero en los que es imprescindible que dicha musculatura compense el desequilibrio. Por este motivo, a veces, mantener una determinada postura sin apoyar la espalda, supone un esfuerzo importante para la misma y puede llevarnos a una contractura.

Si la musculatura se mantiene activa y entrenada, puede soportar sin problemas muchos esfuerzos y sobrecargas.

Las vértebras, como hemos mencionado, están alineadas una encima de otra, formando una recta, si no es así, el reparto de la carga a ambos lados de la espalda no es simétrico, y se produce un desequilibrio que dependerá esencialmente del número de grados de desviación con respecto a la vertical. 

Una lesión en cualquiera de las partes mencionadas, pueden ser fuente de dolor. En un próximo artículo os comentaremos qué pasa si hay un acortamiento muscular, si la columna está desviada, o si los discos se aplastan o rompen. Así como si se produce una sobrecarga o inflamación muscular o si el hueso se desgasta. 

Para cualquier duda o consulta déjanos un comentario

Problemas y lesiones de espalda más frecuentes

Muchas personas mayores se quejan de dolores de espalda y un buen número de ellas se debe a unos malos hábitos posturales. La columna vertebral, que es la parte del esqueleto que nos mantiene erguidos, padece cuando mantenemos mucho tiempo la misma posición, adoptamos posturas forzadas, realizamos esfuerzos importantes o de forma repetida, y llevamos a cabo movimientos bruscos o violentos.

En el post Conozcamos la espalda, os hablábamos de las funciones que ésta tiene de sostén y protección. La espalda es el órgano de sustentación de nuestro cuerpo y estuche de protección de la médula espinal, que es la encargada de la conducción nerviosa sensitiva y motora a todo el organismo. Funciones que la hacen una parte estructural del cuerpo muy importante. Debido a esto, a todo lo que sostiene y carga, física y no físicamente, el número de lesiones que podemos sufrir en ella se multiplica. Desde la parte alta, o zona cervical, hasta el cóccix y sacro, encontramos un amplio abanico de posibilidades lesiones.

Veamos en el post de hoy, algunas de las lesiones de espalda más habituales.

Dolor de espalda. Fuente: todomujerlatina.blogspot.com.es

Lesiones Frecuentes de Espalda 

  • Lumbalgia o Lumbago: 

La lumbalgia, conocida comúnmente como lumbago, es el término que se emplea para denominar el dolor en la parte baja de la espalda, en la zona de las vértebras lumbares. Este dolor intenso es provocado por diversas molestias de los músculos, nervios o ligamentos que las rodean. Generalmente lo ocasiona un esfuerzo por cargar mercancía, por la inactividad física y atrofia muscular, tensión o estrés, o por largos periodos de pie o sentado.

Se calcula que ocho de cada diez personas han sufrido o sufrirán alguna vez en su vida un episodio de lumbalgia.

 Lumbalgia. Fuente: livanvivo.blogspot.com.es

  • Escoliosis:

Se trata de la desviación lateral de la columna en forma de forma de “S” producida porque las vértebras rotan sobre sí mismas.

La deformación de la columna que provoca la escoliosis puede deberse a un problema congénito o ir desarrollándose con el crecimiento. Aunque es el dolor de espalda más común en la sociedad, muchos ignoran tenerla y no se la tratan.

Los médicos clasifican las curvaturas como:

  • No estructural, es cuando la columna vertebral tiene una estructura normal y la curvatura es temporal. En estos casos, el médico intentará determinar y corregir la causa de la curvatura.
  • Estructural, es cuando la columna vertebral tiene una curvatura permanente. La causa podría ser una enfermedad, un golpe, una infección o un defecto de nacimiento

La prevención es sensiblemente importante en el caso de los niños y adolescentes, ya que esta desviación puede condicionar su crecimiento.

Antiguamente se creía que la escoliosis causaba siempre dolor de espalda. Actualmente se sabe que no es así. El 70% de la población sana presenta cierto grado de escoliosis y sólo aumenta el riesgo de padecer dolor cuando la desviación es de más de 60 grados.

escoliosis. Fuente: www.fisiolution.com

  • Lordosis o hiperlordosis

Afecta a la zona lumbar de la espalda, y se trata de una curva anormal de la columna en esta parte. La curva normal que describe la columna se hace exagerada en el caso de la lordosis, en muchos casos puede ser debido a un acortamiento de los músculos delanteros, por una rotación anterior de la pelvis o por las caderas, lo que causa un aumento anómalo de la curvatura lumbar.

lordosis.

  • Cifolordosis

Se llama así al incremento de las curvaturas raquídeas dorsal y lumbar.

  • Hernia discal

Entre las vértebras que constituyen toda nuestra espina dorsal, existe una membrana o almohadilla, que forman lo que se le conoce como discos intervertebrales, de ahí el nombre de hernia “discal”. Estos discos unen unas vértebras con las otras, permitiendo que podamos doblar la espalda y amortiguando los impactos de nuestro movimiento. El problema surge cuando ese disco se desgasta, las vertebras chocan y los nervios se comprimen, es aquí cuando aparece la hernia discal.

Esta lesión, tiende a desembocar en dolor ciático, el cual se extiende hacia las piernas.

Las hernias discales son más frecuentes en la región lumbar, siendo poco comunes en la zona media y/o alta de la espalda. De aparecer en estas regiones, sería necesario un proceso quirúrgico para atajarla y curarla ya que puede llegar a generar dolores muy fuertes.

Entre un 30 y el 50% de la población sana tiene una o más hernias y/o protusiones discales y, pese a ello, puede llevar una vida completamente normal sin molestias, debido a que la hernia discal por su situación o tamaño no llega a comprimir la raíz nerviosa.

Hernia discal. Fuente: cimafermin.blogspot.com

  • Protusión discal

La diferencia entre una hernia discal y una protrusión discal, es que ésta última corresponde a aquella situación en la que el núcleo gelatinoso impacta contra la envuelta fibrosa, “abombándola” pero sin llegar a romperla. Si la rompe, parte del núcleo del disco sale fuera de la envuelta, constituyendo una hernia discal, y puede comprimir una raíz nerviosa.

hernia discal versus protusion

  • Pinzamiento vertebral o de columna

El pinzamiento vertebral es una lesión que se produce al bloquearse una o más vertebras de la columna, atrapando el nervio y produciendo dolor.

  • Enfermedad de Paget u Osteitis Deforme

La enfermedad o lesión de Paget es aquella que afecta a la formación normal del hueso, produciendo una alteración en el mecanismo de formación y destrucción ósea.

  • Sacroilitis

La sacroilItis, en ocasiones llamada incorrectamente sacroileítis, es una inflamación de la articulación sacroilíaca (sacro e ilion) difícil de diagnosticar. Provoca una continua destrucción de la articulación y la aparición de abscesos.

sacroilitis. Fuente: www.abcfarma.net

  • Artrosis de columna

La artrosis de columna implica un desgaste de los discos intervertebrales aumentando la fricción entre las vértebras.

  • Síndrome de Dolor Miofascial

El Síndrome Miofascial es una lesión que produce dolor muscular en los puntos gatillo y puede aparecer por causas físicas como mala postura o psíquicas como el estrés.

  • Entesitis

La entesitis es un proceso inflamatario de la entesis, el punto donde se insertan tendones y ligamentos en el hueso. El dolor suele acompañarse de inflamación y enrojecimiento.

  • Espondilolístesis 

Se trata del deslizamiento ventral de una vértebra sobre la otra.

Espondilolistesis. Fuente: http://www.ckchile.cl/

  • Espondilolisis

Es la rotura del cuello óseo entre las apófisis articulares de las vértebras de la columna sin que exista desplazamiento.

  • Dorsalgia

Se llama así al dolor producido en la columna dorsal.

Las 12 vértebras dorsales forman lo que se denomina la caja torácica.Y ésta reduce la movilidad y aumenta la rigidez de la columna vertebral a este nivel.

La zona de salida de las raíces nerviosas a nivel de cada vértebra dorsal no se corresponde con el área donde esos nervios recogen la sensibilidad dolorosa. Es decir, los dolores aparecen en la zona dorsal, pero pueden corresponder a un problema en la zona cervical o lumbar. Esto hace que sea más difícil el diagnóstico, puesto que el paciente no es capaz de localizar el dolor en un punto determinado.

Las dorsalgias se suelen deber a: infecciones, aplastamientos vertebrales o hernias de disco.

DORSALGIA. Fuente: terapeutamasajesya.blogspot.com.es

  • Cervicalgia o dolor cervical

El dolor cervical (cervicalgia) abarca desde un leve malestar hasta un dolor quemante e intenso. Puede ser debido a una lesión, a un problema muscular o mecánico, a un pinzamiento nervioso causado por la protrusión de uno de los discos situados entre esas vértebras o debido a una cervicoartrosis.

La cervicoartrosis es la localización de la artrosis en la columna cervical y es una de las causas más frecuentes de los dolores de columna cervical. Su frecuencia es grande, apreciándose en las radiografías del 75% de los pacientes de más de 40 años.

  • Esguince cervical

El esguince o latigazo cervical se produce cuando debido a un movimiento repentino de la cabeza hacia atrás (hiperextensión) y hacia delante (hiperflexión). Este proceso de aceleración – desaceleración provoca la compresión y el estiramiento de los ligamentos y músculos de la columna cervical. Los músculos del cuello se comprimen por un lado y se estiran por el lado opuesto, realizando la misma trayectoria que un látigo cuando lo agitamos en el aire.

Dolor cervical. Fuente: www.infirmus.es

  • Sobrecarga muscular

La sobrecarga muscular se produce por la repetición prolongada de un movimiento en un determinado músculo. Son muchas lesiones las que aparecen a causa de una sobrecarga muscular.

Si estas interesado en estos temas o quieres más información, te invitamos a leer otros artículos, ha dejar un comentario o a pasarte por nuestra web donde encontrarás datos que seguro son de tu interés.

¿Has probado el método Pilates para tu dolor de espalda?

Pasamos mucho tiempo frente al ordenador, sentados en incómodas sillas en posturas incorrectas y, al final del día, nuestra espalda sufre las consecuencias. Para mitigar esos dolores  Pilates es un buen método, ya que muchos de los ejercicios de esta disciplina están enfocados al fortalecimiento de los músculos postulares, principalmente los de la espalda. Al practicar estas instrucciones notarás que los dolores de espalda desaparecen o disminuyen considerablemente.

El método Pilates, o simplemente Pilates, es un sistema de entrenamiento tanto físico como mental creado a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates. Éste lo ideó basándose en el conocimiento que tenía de diversas especialidades como la gimnasia, la traumatología y el yoga. El mayor beneficio de esta disciplina es que corrigen la mala postura, que es en su mayoría la causante de las dolencias en nuestra espalda, especialmente en la zona lumbar y escapular.

Normalmente los ejercicios se realizan en el suelo, con la espalda tocando totalmente la superficie, sin curvarse. Además del alineamiento del cuerpo y la centralización en la postura hay que tener en cuenta otras cuestiones clave a la hora de ejecutar los ejercicios. La concentración es fundamental pues se trata de establecer un equilibrio entre respiración y movimiento por lo que hay que estar mentalmente concentrado en el movimiento de los músculos sintiendo que estamos haciendo exactamente la acción que pretendíamos. Y estos movimientos deben ser fluidos, no tienen que ser bruscos ni rápidos sino constantes.

Otro beneficio del pilates es el control sobre cada parte de nuestro cuerpo que desarrollamos, ya que muchas veces no somos conscientes de malas posturas que nos perjudican o movimientos que nos pueden lesionar. Con esta disciplina se trata de que en cada ejercicio notemos el músculo que trabajamos y lo hagamos bien.

El pilates es una disciplina que requiere precisión en cada ejercicio, ya que si el movimiento está mal podemos lesionar la zona, por eso es muy importante hacerlo con un monitor o tras haberse informado mucho.

Y recuerda: como decía Joseph Hubertus Pilates:

” Si tiene la espalda rígida a los 30, ya es un anciano. Si la tiene totalmente flexible a los 60, todavía es joven ”.

¿ Prácticas Pilates, notas mejoría ?

Alexis D.Vicente

Una faja lumbar innovadora

Spikenergy ha desarrollado una faja lumbar innovadora y muy eficaz. Destaca entre el resto de fajas y dispositivos médicos  por su estructura única que basa su tratamiento en un sistema de magnetoterapia. Este tipo de fajas están fabricadas de un material que está compuesto por pequeños filamentos de zinc y cobre, tejidos en una matriz de silicio.

Estos tres materiales son los encargados de producir un pequeño campo electromagnético que se activa por la sudoración natural del cuerpo y cuya carga eléctrica se mantiene en la zona lumbar mientras que la faja está en contacto con la piel, adaptándose a las necesidades individuales de cada paciente.

Los principales beneficios de la faja Spikenergy son los propios de la magnetoterapia: su efecto antiinflamatorio y analgésico en un corto período de tiempo y sin efectos secundarios. De hecho, alrededor del 90% de los pacientes que han utilizado este tipo de fajas, han notado mejorías considerables en su dolor de espalda.

Para que este tipo de fajas Spikenergy tengan efecto debe ponerse entre unas ocho o diez horas al día, preferiblemente durante el día. Están especialmente indicadas para dolores crónicos y agudos de la parte baja de la espalda. Desde su primera aplicación, los efectos electromagnéticos de esta faja permanecen activos durante, más o menos, un año. De tal manera que tras ese período de tiempo es recomendable cambiar la faja Spikenergy.

La faja lumbar Spikenergy es efectiva para estás lesiones:

-Lumbalgias

-Ciáticas

-Dolores lumbares o musculares

Además, esta faja posee memoria de forma, es decir, que el tejido del que está hecha permite que, tras lavarla, se reestablezcan sus propiedades elásticas originales haciendo que se vuelva a adaptar de forma correcta al cuerpo del paciente.

Las fajas Spikenergy pueden utilizarse cuando se desee y el tiempo que se crea necesario. Las únicas contraindicaciones que tiene es que no deben ser utilizadas por personas que llevan marcapasos u otros dispositivos parecidos, ni por mujeres embarazadas.

Laura Alonso

¿Conocías este tipo de faja lumbar?

Los mejores estiramientos para la espalda

¿Sufres dolores de espalda? En este post te recomendamos los mejores estiramientos para la espalda. Acostumbrate a hacerlos y verás como notarás una gran mejoría.

La espalda sufre casi todo el peso y la tensión de nuestro cuerpo. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, el 80% de la población ha sufrido en alguna ocasión un episodio o más de dolor en alguna región de la espalda. Tanto si somos deportistas como si no, debemos cuidarla para tener una vida físicamente sana. Dentro del cuidado físico básico de cada persona los estiramientos de espalda son un ejercicio fundamental. Se tratan de movimientos suaves que estiran los músculos para que ganen elasticidad al mismo tiempo que se fortalecen los tendones. Se aconseja realizarlos diariamente, tanto si se va a practicar deporte como si no, aunque en caso de realizar una actividad física es preciso hacerlos antes del esfuerzo para evitar lesiones.

Hay varios ejercicios sencillos que puedes practicar sin mucho esfuerzo para aliviar y prevenir esas dolorosas molestias que se apoderan de la espalda. Y lo mejor de todo: sólo 15 minutos diarios pueden ser suficientes para combatir el dolor de espalda. Por regla general se entiende como estiramientos de espalda todos los ejercicio de elongación muscular que se efectúan en la zona cervical, zona dorsal y zona lumbar. Es decir los que abarcan desde el cuello hasta la cadera.

-Acostado sobre una superficie plana (el suelo es ideal), boca arriba. Mete el ombligo hacia adentro. Lleva hasta tu pecho y baja lentamente primero una rodilla (aguanta unos 10 a 30 segundos) y luego la otra; luego haz lo mismo con las dos rodillas juntas. Repite esto varias veces.

-Tumbado boca arriba en el suelo, pon los brazos en cruz, deja caer lentamente tus rodillas primero hacia un lado y luego hacia el otro, tratando de que las rodillas toquen el suelo al costado sin levantar ninguno de los dos hombros(aguanta unos 5 a 15 segundos de cada lado). Repite esto varias veces.

-De rodillas y apoyando las palmas en el suelo, pon la espalda recta como formando una mesita, baja la cintura lo más que puedas y finalmente inclínala hacia arriba sin despegar las manos ni las rodillas del suelo. Repite esto varias veces.

-Sentado sobre una silla sin respaldo, cruza una pierna sobre la otra y gira la cintura y los hombros primero hacia un lado y luego hacia el otro. Repite este ejercicio cruzando la otra pierna.

-Sentado sobre una silla sin respaldo, con los pies bien apoyados en el suelo y la espalda derecha, trata de juntar los hombros por detrás, mantente unos 5 a 10 segundos y vuelve a la posición normal. Repite este ejercicio varias veces.

En todos los casos, acuérdate que debes respirar durante los ejercicios y no exageres con el número de repeticiones. Si bien pueden generar alguna molestia propia del estiramiento, estos ejercicios no deben de doler. Después de realizarlos deben causar una sensación placentera y de relajación.

Si practicas estos ejercicios tu espalda lo agradecerá.

Alexis D.Vicente

Las mejores fajas lumbares para motoristas

En este post vamos comentar algunas de  las mejores fajas lumbares para motoristas que podemos encontrar en el mercado.

El deporte del motociclismo implica un esfuerzo importante en las lumbares por las posiciones que se acostumbran a coger a la hora de subirse a una moto. Diferentes lesiones o dolencias como las lumbalgías, los pinzaminetos , protusiones o  la hernia discal provocan una dificultad notable en la conducción de una moto por lo que muchos aficionados a este deporte abandonan este mundo por miedo a empeorar estas lesiones. También existen personas que han superado esas patologías y por miedo a su reaparición, no vuelven a subirse en este vehículo.

Para superar este tipo de dificultades, aparecieron en el mercado las fajas lumbares para motoristas. Las empresas y comercios de motociclismo cuentan con varios tipos de fajas lumbares para proteger y aportar seguridad en esa zona tan delicada del cuerpo. Muchas de las fajas son sacro-lumbares, ya que es la zona más afectada.

Las fajas lumbares para motoristas pueden variar según su precio, calidad y marca de la faja. Cuanto más conocida sea la marca, mayor valor tendrá en el mercado. Existen los casos de Dainese y Alpinestars, dos empresas muy conocidas y que se llevan gran parte del mercado.

- Dainese WAVE 38 y 42: cubiertas de una estructura anti-choque y que lleva una banda lumbar regulable para que puedas acoplarlo a tu cuerpo.

- Dainese Shield Air 4 y Air 5: se trata de unas fajas con espalderas integradas de 5 piezas con una estructura de nido de abeja (muy común en este tipo de fajas). Faja regulable con gran transpiración por la estructura y con doble ajuste para el velcro.

- Dainese Belt Tiger: cinturón-faja de soporte lumbar, fabricado con un material muy transpirable.

- Protección Alpinestars Spoilers: Se trata de un complemento para evitar que el frío entre en las lumbares provocando alguna corriente que afecta a esta zona delicada.

Estas son solo algunas marcas y modelos del mercado, existen muchas más.

Si no quieres pagar tanto por estas marcas, también puedes encontrar outlet por internet, donde puedes adquirir estos productos, que aumentan el abanico de tipos de fajas como son:

- Faja motorista lumbar con varillas: posee una varilla exterior para un mayor ajuste en la zona lumbar y mantiene el calor en las zonas más desfavorecidas.

- Faja elástica lumbosacra: se trata de una faja ajustable al contorno, con un interior muy suave y con una sujeción muy firme para que no sufras a la hora de realizar viajes de largo recorrido.

Lo importante a la hora de elegir una faja, es que te sujete bien la zona lumbar y te encuentres cómodo con ella.

Ander González

 

 

¿Son aconsejables las fajas lumbares para correr?

Alrededor del 80% de los deportistas que corren tienen dolores de espalda. Y es que, al practicar este deporte se ejerce una fuerza tres veces superior al peso del atleta y la presión de los impactos que se producen corriendo repercuten directamente en el cuerpo, desde el pie hasta la espalda, llegando a hacer que duela la zona lumbar. Es por ello que, a la hora de empezar a correr, es importante utilizar unas buenas zapatillas que absorban la presión que se ejerce entre el suelo y el pie y que ésta no repercuta en la espalda.

Para hacer frente a estos dolores lumbares producidos por hacer determinados deportes, existen ejercicios específicos y ciertas ‘reglas’ que ayudan a prevenir y paliar el dolor lumbar después de correr. Sin embargo, en este post queremos averiguar si el uso de las fajas lumbares para correr son útiles y beneficiosas o no.

¿Son aconsejables las fajas lumbares para correr?

La verdad es que hay opiniones para todos los gustos. Por un lado existen diferentes tipos de fajas en función de su grado de rigidez y del área de la zona lumbar en la que ejerzan presión. Las primeras de ellas son las que limitan los sobreesfuerzos a los que debe hacer frente la espalda cuando se realizan este tipo de deportes y que ejercen una presión directamente sobre la zona lumbar que permite un alivio temporal de las molestias gracias a su sujeción y estabilidad.

Además, existen otros tipos de fajas orientadas a ejercer presión específicamente sobre la cadera o el hueso sacro. En el primero de los casos la faja tiene como función principal sujetar la cadera desde el exterior, de tal manera que aumente la presión sobre el abdomen y se sostengan así las vértebras lumbares. Y la que ejerce presión directamente sobre el sacro permite también proporcionar estabilidad y sujeción a la zona lumbar.

Sin embargo, también hay quienes consideran que las fajas lumbares para correr son de dudosa eficacia en la prevención del dolor lumbar. Entre los contras que se las encuentran existe la idea de que, al ser ellas las que ejercen presión sobre la zona lumbar, los músculos encargados de mantener la estabilidad de la columna vertebral se terminan atrofiando.

Bueno la verdad es que cuando te duele la espalda, este tipo de faja sobre todo si es de neopreno te ayudará a retener el calor en la zona dolorida y te aportará estabilidad en la zona lumbar.
Pero no hay que abusar de ellas para correr. Lo que deberías hacer es fortalecer la musculatura de la zona lumbar y abdominal.

Laura Alonso.

Evita lesiones de espalda , ejercitala.

Os hablaré de la Potenciación Muscular Selectiva. Un tratamiento que empezó como muchas terapias en Estados Unidos. Desde hace unos años, lo puedes encontrar en España. Es un tratamiento muy exclusivo pero tremendamente efectivo. Consiste en fortalecer y rehabilitar los músculos que estabilizan la columna, los músculos extensores paravertebrales.

Evita lesiones de espalda, ejercitala !!!

Es mucho más efectivo que la natación o caminar y tarda menos tiempo en ver los resultados.

¿Cómo funciona?

Generalmente en caso de dolor de espalda, todo el mundo guarda reposo. Puede ser un error ya que los músculos se atrofian y se debiltan, agravando así el problema.

La potenciación Muscular Selectiva evita el reposo total.

Se centra en potenciar de manera selectiva los músculos debilitados o atrofiados eliminando mediante fijaciones y cinturones el efecto que tiene el trabajo realizado por los otros músculos.

Para ello primero se localiza el músculo que queremos que actúe, luego se inicia el ejercicio físico contra resistencia, en ese preciso momento  empieza la potenciación muscular selectiva.

Conseguir esa Potenciación Selectiva solo es posible en Centros de rehabilitación muy profesionales. Tienen que contar con unos equipos de última generación que establecerán un diagnóstico del paciente mediante un software. Luego se elabora un protocolo de trabajo para cada paciente de manera individual.

Resultados efectivos y probados científicamente

Hablamos de resultados positivos en un 85%. Los pacientes experimentan una mejoría importante o incluso la desaparición total del dolor gracias a la potenciación musculara selectiva.

Logran incrementar la fuerza de los músculos de la espalda y evitan una atrofia o debilitamiento.

Ruben del Amo

La utilización de una faja durante el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de las mujeres sufre cambios muy bruscos y, entre ellos, algunos de los más molestos son los relacionados con el crecimiento de la tripa. A medida que el bebé va creciendo, el tamaño del vientre lo hace con él y eso causa que la mujer sufra dolores en la zona de la pelvis y, sobre todo, en el área lumbar, debido a la presión que el bebé ejerce sobre ella. Unas molestias que sufren más o menos la mitad de las mujeres embarazadas, un 25% de ellas, con dolores muy intensos pero que se pueden sobrellevar con la utilización de una faja durante el embarazo.

Para evitar estas molestias durante el embarazo los especialistas recomiendan hacer ejercicio, sobre todo, salir a andar; mantener una buena higiene postural y una dieta equilibrada. Pero además, y a pesar de algunas creencias contradictorias, las fajas también son un buen método para paliar el dolor de espalda durante el embarazo.

La utilización de una faja durante el embarazo se recomienda, normalmente, entre las 25 y las 36 semanas de gestación. Estas fajas proporcionan una presión adecuada en la pelvis y eleva el estómago, lo que hace que la presión del peso adicional que causa el bebé se distribuya de una manera más uniforme y se reduzca la presión que se ejerce en la columna vertebral. La parte de atrás de la espalda, además, facilita un soporte lumbar que alivia el peso en la parte baja del abdomen y disminuye el dolor de espalda.

Este tipo de fajas para el embarazo se denominan también fajas de maternidad. Su aspecto se parece al de unas braguitas altas y bien ajustadas que cubren todo el estómago recogiendo toda la tripa. Están hechas de lycra, algodón o nylon y existen diferentes tipos en función de si la embarazada prefiere que el borde inferior llegue hasta la cintura, hasta la mitad del muslo o por encima de la rodilla.

Un aspecto muy importante para la utilización de fajas durante el embarazo es elegir la que más se adecue a cada mujer. Las medidas de la faja deben ser de su talla, ya que si no, con el tiempo, cederán y no proporcionarán la presión y el alivio que deben. Para saber cuál es la faja que más le conviene a cada embarazada, ésta debe observar que le permita respirar hondo, sentarse sin ningún tipo de dificultad y que se amolde bien a su cuerpo.

Además de estas fajas de maternidad también existen otras denominadas fajas post parto que, como su propio nombre indica, están específicamente diseñadas para ser utilizadas después de dar a luz.

Laura Alonso

Tratamientos para la hernia discal

Una hernia discal se produce por el desplazamiento o el desgarro del disco intervertebral. (disco amortiguador). La  causa puede ser un traumatismo, un sobreesfuerzo o el desgaste de las vérterbras.

A la hora de hablar de tratamientos para la hernia discal, es necesario recordar que existen varios tipos de soluciones para este tipo de lesión, la mayoría enfocados a disminuir o evitar el dolor causado por la hernia discal.

En un primer momento la utilización de medicamentos y analgésicos será  la forma más correcta de contrarrestar estos dolores. Si se trata de una hernia  discal repentina causada por algún tipo de traumatismo, el uso de analgésicos y antiinflamatorios no esteroides (AINE) es el más recomendado, siempre que se tomen con precaución ya que pueden provocar problemas estomacales, se recomienda acompañarlos siempre con un protector gastrico;

Algunos especialistas recomiendan también  los relajantes musculares, para evitar los espasmos que aparecen en la espalda.

Cuando la hernia discal es duradera y prolongada y los dolores continuan, hay que tomar otro tipo de soluciones. Una de ellas es la inyección de corticoides.Tipo Inzitan. Estas inyecciones pueden ayudar a controlar el dolor durante unos meses. Su principal objetivo es reducir la inflamación que aparece alrededor del disco, además de aliviar muchos síntomas. Se aplican normalmente de manera intramuscular y acudiendo a un ambulatorio.

Durante este tipo de tratamiento, muchos especialistas recomiendan llevar un tipo de faja que ayuda a reducir la inflamación y el dolor.

Dependiendo el tipo de hernia discal, y cuando los tratamiento que hemos comentado anteriormente no funcionan, el especialista en columna, Traumátologo o Neurocirujano, valorará la posible cirugía.

Hoy en día se utilizan técnicas minimamente invasivas en cirugía de tratamiento de hernia discal.

Citando a los Doctores Ríos Luna y Villanueva   “el objetivo de la cirugía es aliviar la presión. El procedimiento lleva consigo un pequeño raspado de las carillas posteriores de la vértebra llamada laminectomía, con la extirpación del fragmento discal que comprime”.

Estos dos excelentes especialistas de columna realizán la técina con una miniincisión, la hospitalización es de una noche ya que la anestesia es ráquidea ( de cintura para abajo). Están obteniendo resultados muy satisfactorios en el 85-90% de los pacientes. Solo en un 5% de los casos la hernia vuelve a reproducirse.

En otro post os hablaremos del Discogel y de la Ozonoterapia como  tratamiento para  la hernia discal.

 Ander González