Archivo por meses: Mayo 2013

Cuida tu espalda en el trabajo

Cuida tu espalda en el trabajo. Adoptando unos hábitos posturales correctos en tu trabajo conseguiras disminuir considerablemente las molestias y dolores que pueden hacerte la vida imposible.

Las lesiones de espalda constituyen uno de los problemas de salud laboral más extendidos (en torno a un 20% de los accidentes registrados).

Si en tu trabajo tienes que estar muchas horas de pie la mejor regla para evitar que te duela la espalda es mantener una postura érguida. Desembarázate de malos vicios como inclinarte para delante bajando los hombros, lo que hará que termines con ‘chepa’. En vez de eso, imagínate que siempre llevas un libro en tu cabeza y que no debes dejar que se caiga. Es un truco útil y sencillo que puede ayudarte y evitarte molestias en tu columna.

Si eres mujer, no te pongas zapatos de tacón alto si debes estar mucho tiempo de pie o caminando . Un zapato completamente plano, sin ningún tacón, tampoco es lo ideal, especialmente si existen problemas de rodilla. Un tacón de 1.5 a 3 cms. suele ser adecuado.

Si por lo contrario tu puesto de trabajo te obliga a pasarte la mayoría del tiempo sentado deberás seguir unas sencillas pautas para proteger tu espalda: Si tu silla tiene reposabrazos, utilízalos. Puede parecer una tonteria pero ayudan a descargar de algo de peso tu columna; otra buena costumbre es mantener tus rodillas al mismo nivel que las caderas (en ningún caso por debajo). Hazte con un reposapies o cambia la altura de tu silla (si es que regulable); también es mejor evitar los huecos entre la parte baja de la espalda (la zona lumbar) y el asiento. Para ello, ponte un cojín que rellene ese espacio. Notarás la diferencia. Aparte, es conveniente levantarse y andar cada 45 minutos.

Si trabajas con ordenador, la pantalla tiene que poderse orientar e inclinar. Debe situarla a unos 45 cms. de distancia, frente a los ojos y a su altura, o ligeramente por debajo.

Si tienes que levantar pesos lo primero que debes hacer es colocarte bien frente a la carga. Flexiona las rodillas, no arquees la espalda y sube el peso sin brusquedad. Si tienes que girar, hazlo en bloque. En el caso de que el peso sea demasiado, no lo dudes y pide ayuda. Mejor eso a que te lastimes tu espalda.

Irene Perezagua

¿Qué es la ciática?

La ciática es la inflamación del nervio ciático. Esto puede llegar a producir un severo dolor, no tan sólo en el nervio, sino que en toda la zona anexa al mismo y las ramificaciones del nervio ciático alcanzando a toda la pierna, el muslo y el glúteo padeciendo un intenso dolor. Debido a la comprensión del nervio a nivel de la columna vertebrales uno de los dolores más intensos que puede sufrir una persona.

El nervio ciático es el más largo y ancho del cuerpo humano. Nace en la pelvis y se va ramificando hacia abajo llegando hasta los pies, aunque es poco habitual que el dolor llegue hasta esta zona. Las ramas más grandes del nervio ciático están en la zona de los glúteos y muslos. Es por eso que el dolor de la ciática, por lo general, se concentra en esas partes del cuerpo.

La ciática ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático, no es un trastorno en sí mismo, sino un síntoma de otro problema que implica al nervio. El síntoma principal lo constituye un dolor agudo que se inicia en la zona lumbar y se irradia por la cara posterior de la pierna hasta el nivel de la pantorrilla o el tobillo. Entre las causas más habituales está la hernia de disco, síndrome piriforme, lesión o fractura de la pelvis. Dependiendo de la causa el dolor puede ser más o menos agudo. Como un hormigueo leve, dolor sordo o una sensación de ardor. En algunos casos, el dolor es tan intenso que imposibilita el movimiento de la persona. El daño puede tener una duración que oscila entre cuatro y ocho semanas.

El tratamiento de este daño requiere en primer lugar el reposo, que no deberá prolongarse más de tres días. Pasado este tiempo es imprescindible comenzar a levantarse y a realizar una actividad física suave y progresiva según vayamos notando menos dolor. En estas fases, es muy eficaz la aplicación de calor local varias veces al día, masaje después del calor y analgésicos simples. Utilización de una faja lumbar para aportar calor localizado a la zona. La práctica regular de ejercicios de rehabilitación y la natación son de gran ayuda para los que sufren de ciática.

Alexis D. Vicente

El dolor lumbar

Todos hemos sufrido en alguna ocasión un dolor lumbar. Técnicamente el dolor lumbar es una dolencia en la parte baja de la espalda que está relacionado con diferentes trastornos de las vértebras lumbares, los músculos, los ligamentos, los nervios y los discos intervertebrales.

Existen diferentes tipos de dolor lumbar, aunque la mayor parte vienen producidos por las malas posturas o el sobreesfuerzo físico. También existen diferentes niveles de gravedad, aunque sólo alrededor del 15% son dolencias graves, mientras que el resto, un 80%, pueden prevenirse o, por lo menos, minimizarse. Es por eso que la mejor prevención ante los dolores lumbares pasa por evitar los movimientos bruscos, calentar antes de comenzar a hacer deporte, adoptar buenas posturas y evitar el sobrepeso.

Algunas de las medidas que pueden tomarse para evitar el dolor lumbar, o para evitar que la lumbalgia empeore son:

– Tomar medidas de higiene postural. Esto es, utilizar sillas y mobiliario ergonómico en el puesto de trabajo o cuando se estudia. En el caso de la oficina, colocar el ordenador en frente del cuerpo, los brazos formando un ángulo de 90 grados y mantener el antebrazo y la mano en línea recta. Intentar apoyar los antebrazos a la hora de escribir, así se evitarán sobrecargas sobre la musculatura que va del hombro al cuello.

– Adoptar también posturas adecuadas mientras estamos de pie o sentados en el sofá.

– Evitar levantar excesivos pesos y, en el caso de hacerlo, evitar flexionar la columna hacia delante y agacharse doblando las rodillas.

– Mantener un peso corporal adecuado y evitar el sobrepeso o la obesidad.

– En el caso de las mujeres, evitar llevar tacones.

– Hacer ejercicio al menos, durante diez minutos al día. De esta forma se fortalecerán los músculos. Hay que evitar hacer deporte si se está ante una crisis aguda de dolor lumbar.

– Si el dolor es muy agudo y persiste, acudir a un especialista.

Una faja lumbar específica te ayudará a estabilizar la espalda disminuyendo así los movimientos bruscos y dolorosos.

Existen diversos ejercicios que podemos realizar en casa para evitar la aparición del dolor lumbar. Sin embargo, para definir cuáles son los mejores ejercicios para cada paciente, el médico deberá realizar una exploración física detallada, así como valorar el historial clínico de cada uno.

Laura Alonso

Dolor de espalda baja: causas y prevención

El dolor de espalda baja o lumbar es una de las dolencias más habituales. Aunque la molestia se puede presentar en cualquier parte de la espalda, el área afectada más común es la parte baja de la misma, debido a que esta área soporta la mayor parte del peso corporal. Se calcula que el 80% de las personas lo padece en algún momento de sus vidas y es la segunda causa que más ausentismo laboral provoca, solo por detrás del resfriado y la gripe. La persona que tiene dolor de espalda baja  puede sentir una variedad de síntomas; desde dolor leve, sordo y molesto, hasta un dolor fuerte y persistente que deja al que lo padece totalmente incapacitado al limitar los movimientos e interferir con las funciones normales.

La causa exacta del dolor en la parte baja de la espalda se descubre en muy pocas ocasiones, incluso con la tecnología que existe en la actualidad. En la mayor parte de los casos el dolor de espalda puede ser un síntoma por diversas causas: levantar objetos muy pesados o de forma repetida, traumatismos, obesidad (a menudo causa exceso de peso sobre la columna vertebral y presión sobre los discos), la pérdida de tono de los músculos de la espalda y tabaquismo, entre otras.

Pero sin lugar a dudas, el lumbago mecánico es la causa más frecuente. Es el dolor de espalda que ocurre después de una actividad física exagerada, especialmente en pacientes sedentarios, y generalmente la causa está en los músculos y ligamentos de la región lumbar. Generalmente mejora con reposo y tratamiento analgésico. En estos casos es recomendable usar una faja lumbar para mejorar la postura y relajar la musculatura de la zona.

La prevención es muy importante para proteger tu espalda contra el estrés o las lesiones. Hay muchas cosas que uno puede hacer para disminuir las posibilidades de desarrollar dolor de espalda: Doblar las piernas cuando levante objetos pesados, usar fajas al levantar pesos, estirar los músculos a fondo antes de intentar cualquier actividad física. Un programa completo de ejercicios debe incluir actividad aeróbica, como caminar, nadar o montar en bicicleta estática, al igual que entrenamiento en fortaleza y estiramiento de la zona lumbar

Alexis D. Vicente

Dolores de espalda en los deportistas

Los dolores de espalda en los deportistas son muy frecuentes . El estrés, el sobreesfuerzo físico, o un simple gesto inadecuado nos pueden llevar a sufrir graves problemas de espalda a la hora de realizar cualquier tipo de actividad deportiva.

Cuando realizamos algún tipo de ejercico  en el  que nos encontramos incómodos u obligamos a la espalda a realizar un gesto brusco, podemos provocar alteraciones en la columna vertebral como  contracturas musculares o simples aumentos de carga que pueden derivar en lesiones deportivas.

Uno de los dolores de espalda en los deportistas  más frecuente  es la lumbalgia. Por ejemplo en los atletas de fondo  el dolor lumbar es  la segunda causa más frecuente de las consultas médicas.

Otra de las causas por la que se puede dar dolores de espalda en los deportistas son los gestos deportivos incorrectos. La mayor tontería nos puede llevar a realizar un mal gesto: apoyar mal la pierna en la que llevas el peso del cuerpo al disparar un balón… movimientos que te pueden llevar a lesiones severas.

Para que prevenir estos  dolores de espalda en los deportistas, existen varias medidas de prevención que han demostrado ser eficaces. Entre otras soluciones, se encuentra el realizar un calentamiento adecuado y estudiado para cada tipo de deporte.Luego, en  el entrenamiento la carga de intensidad tiene que ser progresiva y  adecuada.

Por otra parte simples acciones de nuestra vida cotidiana nos pueden llevar a grandes dolores como cargar con más peso del debido para nuestra espalda; por tanto debemos de evitar el realizar este tipo de acciones.

Si no se consiguieran prevenir estas molestias, el siguiente paso será comenzar con los ejercicios pertinentes para su recuperación. Los dolores de espalda en los deportistas pueden recuperarse de muchas maneras. Girar la cabeza, rotar las pelvis, flexiones hacia los lados, levantamiento de hombros y rodar sobre la columna son varios de los muchos ejercicios que podemos realizar.

Por último, debemos finalizar con los tratamientos más comunes que se deben de emplear para reducir el dolor de espalda en los deportistas. Desde infinidad de tratamientos termales y balnearios, hasta la colocación de un elemento como la faja lumbar, que es utilizada para acciones como la prevención de los dolores lumbares.

Ander González

El dolor de espalda en el embarazo

Alrededor del 75% de las mujeres sufre dolor de espalda en el embarazo. Las causas de estas molestias se deben a que, a medida que crece el bebé, lo hace también el útero y eso conlleva un cambio del centro de gravedad. Las mujeres comienzan a inclinarse hacia atrás y, además, los músculos abdominales se estiran y debilitan, lo que conlleva un creciente dolor de espalda en el embarazo.

Para intentar aliviar el dolor de espalda en el embarazo existen una serie de trucos que tevamos a comentar:

-Hacer algo de ejercicio, siendo ideales los relacionados con el agua y el salir a caminar.

-Mantener la espalda recta tanto de pie como al sentarse, en cuyo caso habrá que utilizar,siempre que sea posible, una silla con respaldo recto.

-No utilizar zapatos con tacón.

-Agacharse de cuclillas y con la espalda recta.

-Aplicar frío o calor en la zona dolorida y dar masaje.

-Dormir de costado, con una almohada entre las piernas como apoyo.

También existen algunos ejercicios recomendables para paliar o sobrellevar el dolor de espalda en el embarazo. Su objetivo es fortalecer y estirar los músculos de la espalda y las piernas y, además, también permiten una preparación de los músculos abdominales para el parto.

Estos son algunos de los ejercicios recomendados para disminuir el dolor de espalda en el embarazo:

– Sentarse en el suelo con las rodillas dobladas y las manos entrelazadas a la altura del pecho. Girar el torso a izquierda y derecha unas cinco veces.

– Sentarse en una silla e inclinarse hacia delante dejando los brazos relajados sobre las rodillas. Mantener la posición unos cinco segundos e incorporarse.

– De pie, con las rodillas ligeramente dobladas y las manos en la cadera, inclinarse hacia delante con la espalda recta.

– Colocarse de rodillas en el suelo, con las manos también apoyadas en el suelo, a la altura de las caderas. Estirar la pierna hacia detrás y doblarla de nuevo hacia el pecho. Repetir unas cinco veces con cada pierna.

– Sentarse en suelo con las piernas cruzadas. Coger el pie izquierdo con la mano izquierda y girar el torso hacia la derecha. Repetir entre unas cinco y diez veces hacia cada lado.

Además puedes usar también unas fajas lumbares específicas para embarazadas.

Laura Alonso

El dolor de espalda consejos para evitarlo

El dolor de espalda es tan frecuente que desde hace unos años se ha convertido en la segunda causa de baja laboral, después de los traumatismos. Fuentes médicas calculan que de un 80 a un 90% los sufrirá a lo largo de su vida. Pero, ¿cuál es el origen de esta patología?

La mayoría de casos de dolor de espalda suelen producirse por una sobrecarga de los músculos en esa zona pero también pueden deberse a una enfermedad o lesión que involucre sus huesos (fractura de vértebras u osteoporosis), artrosis, lesión de los nervios raquídeos (hernia de disco o estenosis raquídea) o cálculos e infección renal.

Existen algunas fórmulas que ayudan a prevenir que se manifieste el dolor de espalda como son: adoptar una postura correcta (importante hacerlo frente al ordenador si se está muchas horas ante él); dormir de costado; hacer ejercicio regularmente (estirarse bien antes y después); fortalecer los abdominales; levantar siempre los objetos del suelo desde una posición de cuclillas; y evitar permanecer sentado o de pie por periodos prolongados de tiempo. También es aconsejable no llevar tacones excesivamente altos o evitar utilizar un colchón demasiado rígido o blando.

Aunque la mayoría de casos de dolor de espalda se corrigen después de un tratamiento conservador con pequeños descansos en cama, inflamatorios, relajantes musculares o compresas calientes o frías, hay que estar alerta si la molestia no desaparece tras doce días. En ese caso lo mejor es acudir a un especialista para que te haga una exploración más profunda que pueda determinar si tu caso es grave. En una minoría de casos, se puede requerir de la cirugía para poner fin al problema.

¿Cómo prevenir el dolor de espalda?

Para prevenir el dolor de espalda o una vez que ya se ha manifestado poder disminuirlo, los expertos recomiendan nadar, caminar o practicar pilates.

Llevar una faja lumbar te ayudará a mantener la zona estable durante la fase aguda del dolor.Una vez superada esta fase, se recomiennda realizar una actividad física para evitar la incapacidad y mejorar el grado de movilidad y autonomía.

 Irene Perezagua