Problemas derivados de la postura corporal ante el ordenador. Corrección postural

El uso o abuso del ordenador se ha convertido en algo habitual en países como el nuestro. Cada vez pasamos más tiempo delante de él, bien sea en puestos de trabajo o estudio, bien sea por hobby en casa o con amigos, o incluso lo usamos en sitios de espera o mientras viajamos. Lo cierto es que ha pasado a formar parte de nuestras vidas y a ocupar muchas horas, y esto, como podemos imaginar, puede ocasionar diferentes daños.

Mala postura ante el ordenador. Fuente: http://img.lagaceta.com.ar/

Riesgos del uso y abuso del ordenador

El uso de las nuevas tecnologías tiene infinidad de beneficios, pero como todo, un abuso o mal uso de las mismas, puede acarrear problemas para nuestra salud tanto física como psicológica e incluso influenciar en cómo nos relacionamos con el exterior.

Algunos riesgos que podemos sufrir son:

  • Problemas de visión: estrés visual, vista cansada o miopía.
  • Problemas de espalda: sobre todo problemas cervicales y lumbares. La parte alta de la espalda es muy propensa a contraerse o a sufrir tortícolis.
  • Problemas en la muñeca y dedos: el dedo de BlackBerry también conocido como artrosis de las costuras y el síndrome del túnel carpiano son algunos ejemplos.
  • Problemas en los codos: ejemplo el codo de tenista.
  • Problemas de obesidad: sobre todo infantil y juvenil
  • Problemas de insomnio. Entre otras cosas como consecuencia de la agitación mental que se produce a causa del exceso de información visual.
  • Problemas de audición: sobre todo si usamos auriculares y la música muy fuerte
  • Problemas de infertilidad: si utilizamos el ordenador sobre las piernas de forma habitual, por ejemplo en el caso de los hombres, la calidad del semen disminuye.
  • Problemas psicológicos: dependencia y adicción al ordenador.
  • Problemas relacionales: aislamiento, no querer salir de casa, relaciones superficiales a través de chats y otros lugares del ciberespacio, etc.

Como podemos distinguir, un “mal uso” del ordenador puede tener múltiples consecuencias. Unas son derivadas del uso o mal uso de la tecnología como tal, y otras de la postura o forma con la que nos acercamos a esa tecnología.

En la imagen se detallan algunos dolores físicos como consecuencia de la postura incorrecta.

Problemas de espalda consecuencia de una mala postura con el ordenador. Fuente: http://tecnostress.files.wordpress.com/

 

Problemas de espalda. Consecuencias del Uso o Abuso del ordenador

En el ámbito que nos abarca, los daños y problemas de espalda derivados de las malas posturas delante del ordenador pueden ser importantes.

Un uso ocasional del mismo, a priori, no supondría ningún riesgo especial para la espalda. El riesgo aumenta si realizamos un uso prolongado del ordenador y en posturas forzadas, tensas e incorrectas.

Una correcta o incorrecta postura delante del ordenador afecta a todo el cuerpo. Vamos a distinguir tres ámbitos en los que puede afectar de manera negativa a nuestra espalda:

* La postura sentada:

En esta postura, los discos intervertebrales sufren más carga y el mantenimiento constante de la misma puede aumentar el riesgo de que se rompan o deformen y aparezca una fisura, protusión o hernia discal. El riesgo es mayor si la musculatura es poco potente, ya que ésta protege los discos.

* La higiene postural:

En este caso ya no nos referimos sólo al hecho de estar sentado, sino que es muy frecuente, cuando estamos con el ordenador, adoptar posturas incorrectas (torcidos, caídos, encorvados, etc.), lo que aumenta innecesariamente la presión sobre los discos intervertebrales y puede derivarse en una fisura, protusión o hernia discal, y como consecuencia de estos daños, si se incrementa el esfuerzo que debe hacer la musculatura puede provocarse una contractura muscular.

* La actividad física:

El uso del ordenador propicia la inactividad física. Los grupos musculares que participan en el funcionamiento de la espalda como son los abdominales y paravertebrales, se coordinan entre sí para mantener el equilibrio en movimiento. Esta coordinación depende de los reflejos nerviosos que, para funcionar correctamente, necesitan repetirse. La inactividad física disminuye ese entrenamiento y empeora los reflejos, haciendo que la musculatura se contraiga inadecuadamente o a destiempo, lo que facilita la aparición de contracturas.

 Corrección postural ante ordenador

En la mayoría de los casos se pueden tomar medidas simples y eficaces para compensar estos riesgos.

Posicion correcta vs posicion incorrecta frente el ordenador. Fuente: http://tecnostress.files.wordpress.com/

Como vemos en la imagen, algunas recomendaciones para prevenir posibles dolores son:

Ajustar la altura de la silla con la del ordenador.

Apoyar la espalda en el respaldo. Contar con un buen soporte lumbar.

– Que los pies estén bien apoyados, y las rodillas en un ángulo de 90º.

– Que la cabeza no esté muy inclinada y a una distancia óptima de la pantalla.

– Las muñecas rectas y los codos pegados al cuerpo.

Distribuir el peso de manera uniforme.

En este vídeo vemos la importancia de un asiento ergonómico para nuestra comodidad.

 

En el vídeo de abajo observamos cómo podemos realizar una buena corrección postural para nuestra espalda de manera sencilla. Hace hincapié en corregir la postura de la espalda, cuidar el apoyo de los antebrazos, mantener el monitor a distancia adecuada y colocarlo en un ángulo de visión que no obligue a inclinarse en exceso.

Respetar las curvas naturales de la espalda, manteniéndola recta es esencial para evitar dolores. Para tratar de acomodar nuestra espalda lo máximo posible es necesario que nos sentemos al fondo de la silla, manteniendo los pies apoyados en el suelo y sin cruzar las piernas.

Otras medidas de prevención son:

Fortalecer la musculatura de la espalda. Deportes como la natación, aerobic o yoga pueden ir muy bien.

Realizar descansos y cambios de postura cada cierto tiempo (por ejemplo cada 30 o 45 minutos). Levantarte, mirar por una ventana, dar pequeños pasos, estirarte, mover los hombros, cambiar de tarea, etc. son muy buenas opciones.

No llevar una vida sedentaria y realizar un mínimo de actividad física. Ir andando al trabajo, subir y bajar las escaleras, practicar algún deporte.

Y sobre todo, te recomendamos que prestes atención a las señales de tu cuerpo, lo que al principio puede ser un síntoma ligero como una tensión, molestia o pequeño dolor, si se mantiene en el tiempo, puede causar un daño mucho más intenso e importante.

Ante cualquier síntoma te aconsejamos que acudas a un centro especializado donde te puedan dar soluciones tanto al daño que ya se ha ocasionado, como quizás crear un programa personalizado de corrección postural y fortalecimiento de la musculatura de la espalda para prevenir daños mayores.

Banner-Artrosport

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *